Dormido

Durmiendo, a la vez que mis ojos se movían arriba y abajo a toda velocidad mi mente se concentraba en la creación de la escena en la que mi cuerpo inerte se encontraba: amplias llanuras con verdes páramos de miel unido por la emoción del amor.

 Junto al río Johan caminaba henchido de gozo y de virtud por la que había sido su primera aventura amorosa, tenía fresco cada recuerdo y con las mariposas revoloteando junto a él saltó al agua y un gitano tocando una guitarra flamenca cantó por soleares. Dieciséis palmeros, al grito de “Ole” se difuminaban en la lejanía y un lebrel con cara de cachorro borracho y ojeroso serpenteaba y olisqueada el fondo del río que ahora era un mar. En medio de una marisma, Carmelino soltó una carcajada y María Dolors resumió toda su vida frente al filo de una navaja, fue el último aliento de la pareja de moda del momento, nunca más se supo de semejantes elementos y del buitre leonado que tapaba el sol.

Anuncios

Etiquetas: , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: