El Pequeño Piano

febrero 20, 2009

El Pequeño Piano era realmente enano y muy parecido a un marrano. Jugaba a todo tipo de juegos de mesa, sus novias no le querían nada y el ascensor de su edificio siempre cerraba las puertas cuando le veía aparecer. El Pequeño Piano compró un boleto en la tómbola de su pueblo con la gran fortuna de verse recompensado con un ciclomotor y un babero multicolor. Desde entonces decidió usar su nueva motillo para recorrer su provincia y saltar al río. En uno de estos saltos cayó en una profunda ciénaga del pantano y atrapado se vio: por más que gritaba nadie aparecía y el Pequeño Piano se hundía junto a su ciclomotor. Cuarenta y seis años después los más ancianos del lugar cuentan a sus nietos la hermosa historia del Pequeño Piano y de cómo un personaje tan ridículo puede desaparecer tras haber tenido una maravillosa aventura.

Anuncios

Dormido

febrero 12, 2009

Durmiendo, a la vez que mis ojos se movían arriba y abajo a toda velocidad mi mente se concentraba en la creación de la escena en la que mi cuerpo inerte se encontraba: amplias llanuras con verdes páramos de miel unido por la emoción del amor.

 Junto al río Johan caminaba henchido de gozo y de virtud por la que había sido su primera aventura amorosa, tenía fresco cada recuerdo y con las mariposas revoloteando junto a él saltó al agua y un gitano tocando una guitarra flamenca cantó por soleares. Dieciséis palmeros, al grito de “Ole” se difuminaban en la lejanía y un lebrel con cara de cachorro borracho y ojeroso serpenteaba y olisqueada el fondo del río que ahora era un mar. En medio de una marisma, Carmelino soltó una carcajada y María Dolors resumió toda su vida frente al filo de una navaja, fue el último aliento de la pareja de moda del momento, nunca más se supo de semejantes elementos y del buitre leonado que tapaba el sol.

Playing for change

febrero 6, 2009

One world, all together

Stand by me

La vuelta

enero 12, 2009

 Es redondo. Esférico. Y da vueltas sin parar.

 Gira y no pares de girar.

 Una vuelta y volvemos al principio,

 Otra vuelta y el principio es el final.

 Vamos marcha atrás, damos otra vuelta

 Y de nuevo nos encontramos al principio y al final.

 

 Un esfera, eso es todo,

 Si consigues dar toda una vuelta,

 Vuelves al punto de donde saliste

 ¿no es gracioso? Tanto girar, para acabar donde has de empezar.

 

 Y si saltas, te quedas donde estás

  ¿te gustaría poder la esfera atravesar?

 Redondo desde el principio hasta el final.

Elecciones de año nuevo

enero 2, 2009

Mis vertientes:

1.       Aventurero: Dejar todo y lanzarme a recorrer el mundo con el poco dinero que tengo o ahorrado. Existe otra versión de esta misma vertiente que consiste en ahorrar un poco más y así poder aguantar más tiempo. Se sabe como se empieza pero nunca como podré acabar.

2.       Cambiar de aires: Buscar un trabajo fuera, muy lejos de donde estoy actualmente, en la otra punta del mundo, un sitio donde realmente me apetezca vivir. Es un poco de la vertiente 1 pero con la seguridad de tener algo fijo allá donde voy.

3.       Quedarme como estoy: Seguir trabajando en lo mismo, en el mismo sitio o incluso intentar buscar algún trabajo donde gane más dinero pero en la misma ciudad. Comprarme una casa, tener una hipoteca y vivir aquí toda mi vida.

4.       Variantes: Algunas variantes de las anteriores como dejar el trabajo y dedicarme a hacer algo completamente distinto pero sin cambiar de aires. O pedir una excedencia sabiendo que voy a volver. O irme de mi ciudad, pero a otra del mismo país…

Todas estas podrían verse condicionados por diversos factores tales como enamorarse, enfermedad, ruina total…

 ¿Qué es lo que realmente te hace feliz? ¿El amor?¿el trabajo?¿formar tu propia familia?¿El lugar donde vives?¿tus amigos?¿la gente a la que conoces por el camino?¿la religión?¿el futbol?¿el sexo?¿todo?¿nada?

 

¿Cuál de mis vertientes escoger?

 

Feliz 2009 a todos.

El sentido de la vida

diciembre 29, 2008

 -¿Cuál es el sentido de todo esto?

 Me preguntas mientras clavas en mi pupila tu pupila azul.

 -¿Por qué nacemos? ¿Para que vivimos? Si al final todos vamos a morir, y nada de nosotros quedará.

-¿Nada?

-Eso es. Nada de nada, queda el cuerpo inerte, que acaba quemado o devorado por gusanos. Bueno, siempre pueden congelarte y resucitarte cuando encuentren una cura…

-Aún así, me resisto a pensar que todo esto no tenga sentido. Algo tiene que haber, no podemos morirnos y ya está… algo habrá después.

-¿Se te ocurre algo?

-Ni idea. Hay muchas creencias al respecto: las religiosas en las que tu cuerpo pasa a mejor o peor vida, cielo e infierno; otras en las que tu cuerpo se reencarna en otro cuerpo, ya sea de un ser humano o de un animal.

-Animales, hasta ahí quería llegar, ¿la vida de un animal tiene sentido? ¿y la de una planta? Porque aunque no razonen como los seres humanos también tienen una vida. Es su vida menos importante que la nuestra, nos creemos más importantes de lo que somos.

-Yo creo que la gran pregunta es: ¿por qué al ser humano se nos da la capacidad de plantearse la pregunta: “Cual es el sentido de la vida”?

La caída

noviembre 26, 2008

 No te confundas, yo nunca quise llegar tan lejos, fue tan sólo tu ansia de poder la que nos llevo a esta situación.

 

 Tras muchos días de gloria ahora nos toca batirnos en retirada, puede que la legión de infames psicodélicos que ahora invade nuestros muros sean menos bravos de lo que habíamos sido nosotros, pero lo importante es que ha llegado nuestro fin.

 

 No te culpo, evidentemente siempre hay culpables, pero creo que ahora es momento de desaparecer, ya habrá motivo para analizar las causas de nuestra derrota y quien sabe si algún día podremos volver a la cúspide de la que ahora estamos cayendo, y en picado…

Ojos clavados

noviembre 25, 2008

 Cada vez que me giro la veo.

 Siempre aparece su rostro de no haber roto nunca un plato, no sonríe, simplemente me mira para advertirme que me está vigilando y que todo lo que haga será tenido en cuenta, vaya presión.

 Intentaré olvidarla y seguir con lo mío…

Cuando escribía libros.

noviembre 4, 2008

 Cuento algo que nadie sabía, siempre es bueno sorprender al personal con historias extrañas, divertidas, personales, surrealistas o con la chorrada más destructiva para la psique humana.

 

 Yo antes era escritor, me dedicaba a escribir libros, y durante semanas, quizás meses, llegué a ser uno de los escritores mas prolíficos de esta parte de la galaxia. En mis días de mayor inspiración pude llegar a escribir entre cuatro y diez libros, dependía siempre del tiempo del que disponía y de que los obreros, que trabajaban en la nueva presa a escasos metros de mi choza, hicieran más o menos ruido.

 

 Cultive todos los terrenos, poesía, narrativa, enciclopedias, páginas de teatro, páginas amarillas, etiquetas de ropa, cartones de los Kellog’s, incluso me atreví a poner letra a varias óperas.

 

 Pero como todo el mundo sabe, y vosotros mejor que nadie, todo empieza y todo acaba, “lo importante es el camino” que me dijo un día un Ingeniero de obras públicas. Así que acabó mi etapa de escritor y ahora todo esto no está escrito, así que no creas mis palabras, no son más que información compilada de alguna extraña forma por la máquina que nos maneja….

Miss Massachusetts Baby

octubre 21, 2008

El cielo enterraba las voces de los niños quejándose por el hambre. Cada cebolla dejaba lagrimas en los ojos de millones de cortadores de cebolla, todos al unísono eran como una sustancia informe que aspiraba abandonar la piel para destacar en un mundo sin ningún tipo de ideología o capacidad cognitiva.

 

 Aquel año el Sargento John Marcoks tuvo una visión, su pequeña hija Amy Sue Elisabeth tendría la oportunidad de presentarse a Miss Massachusetts Baby, por fin su familia tendría un reconocimiento público a la altura de lo que su padre, el Mayor Howard Marcoks, merecía.

 Helen, esposa y madre, se puso sus mejores galas. Henry, el hijo mayor, y Washington, el primo huérfano estaban preparados para hacer alguna que otra gamberrada. Con su pelo recién cortado y las uñas limpias tramaban como poner en jaque a la organización del certamen, llevaban meses esperando este momento, de la misma manera que el resto de la familia lo esperaba sólo que el resultado que deseaban era totalmente distinto, para ellos también era la oportunidad de demostrar al Mayor Howard Marcoks los nietos tan ingeniosos que tenían.