Posts Tagged ‘robótica’

El día que los androides comenzaron a soñar con ovejas

marzo 10, 2009

 Todo va tomando forma, lo que hace unos años se nos antojaba cómo una visión futurista exagerada en mente de genios como Isaac Asimov o Philip K. Dick está mucho más cercano, de hecho casi podríamos decir que ya ha empezado:

 “La rebelión de las máquinas”

 Parece ser que en Irak el ejercito estadounidense (americano para ellos) viene utilizando desde hace algún tiempo robots inteligentes, es decir, robots que se guían por su programación y deciden que acciones llevar a cabo, al contrario que los robots que se estaban usando, y se siguen usando hasta ahora, que son controlados por control remoto por un humano y es el ser humano el que decide que acción tomar, por ejemplo en los aviones no tripulados, que son totalmente controlados desde la distancia y un ser humano delante de su ordenador decide cuando el avión suelta un misil que probablemente acabe con la vida de mucha gente.

 

 La diferencia entre ambos tipos de robot radica básicamente en la capacidad de toma de decisiones, mientras que en unos es el ser humano el que toma la decisión final en los inteligentes es el mismo robot el que decide que acción ejecutar. Resulta terrorífica pensar en soltar robots armados en ciudades y pueblos que decidan a que personas deben “eliminar” cómo si de un videojuego se tratase, pudiendo llegar hasta el punto de la noticia:

 http://www.infowars.com/armed-robots-turn-their-weapons-on-us-soldiers/ , que no sabremos cuanto grado de verdad habrá en ella. Lo escalofriante es pensar que robots, máquinas creadas por la mano del hombre, puedan tomar sus propias decisiones merced a un código previamente establecido, pero con unas normas que contradicen totalmente las tres leyes de la robótica dictadas por Isaac Asimov en 1942 en su relato “Runaround”, a saber:

  1.  Un robot no debe dañar a un ser humano o, por su inacción, dejar que un ser humano sufra daño.
  2. Un robot debe obedecer las órdenes que le son dadas por un ser humano, excepto si estas órdenes entran en conflicto con la Primera Ley.
  3. Un robot debe proteger su propia existencia, hasta donde esta protección no entre en conflicto con la Primera o la Segunda Ley.

 El principal problema que salta rápidamente a la vista es que al usar androides militares estamos cargándonos la primera y más importante ley de la robótica, puesto que ya estamos creando máquinas cuyo objetivo es aniquilar a seres humanos, una vez que esto se incumple la capacidad de destrucción del androide no tendrá límites, estamos entregando la capacidad de decidir quien vive y quien muere a máquinas.

 

 Como “semiexperto” en la materia, puedo asegurar que en nuestros días (Marzo del año 2009) no es complicado crear inteligencias artificiales en las que mediante unas líneas de código podamos hacer que una nueva forma de vida, sin vida real, pueda ir disparando y matando “enemigos a diestro y siniestro. Podemos verla en la gran cantidad de videojuegos que hay en el mercado, metiendo unas variables a cada inteligencia artificial le decimos que queremos exactamente que haga, es decir, ahora me apetece que mi robot de 2 metros, con 3 ametralladoras y un arma láser, dispare contra seres humanos con bigote y melena pelirroja, que tiemblen todos los pelirrojos con bigote…

 

 Hay algo fundamental en las inteligencias artificiales y es la capacidad de aprender, las maquinas pueden ir desarrollando su propio conocimiento y si no tiene muy bien prefijadas una línea a seguir, puede llegar a ejecutar acciones que no le habían sido programadas en inicio. Esto junto a los fallos que todo programa informático tiene, conocidos como Bugs, en los que el comportamiento de la máquina en determinados momentos es totalmente inesperado, fallos muchas veces casi imposibles de detectar hasta que no ocurren. Ese es el caso de la noticia que no se si debemos creer en el que un grupo de robots se rebela durante unos segundos apuntando con sus armas a los soldados americanos, causando un enorme nivel de terror en las tropas estadounidenses, por suerte parece que disponían de un mecanismo electromagnética que emitía un impulso que desactivaba automáticamente a todas las máquinas.

 ¿Conseguirán con el tiempo las máquinas crear un mecanismo de defensa contra los artilugios creados por el hombre para desactivarlos?

 

 Todo esto nos lleva a la conclusión de que el futuro de la humanidad pueda ser que seamos totalmente sustituidos por máquinas, se me ocurren muchas maneras posibles. Estoy dejando aparte el tema de cuando una máquina deja de ser un objeto sin vida y se da cuenta de su propia existencia, la posibilidad de que experimente sentimientos y que tema a la muerte, pero esto es otra historia…

 

——————–
Si te ha parecido interesante la entrada, deja un comentario o mándala a cualquier agregador social, especialmente meneame.

Anuncios